lunes, 11 de agosto de 2008

WTF


Image Hosted by ImageShack.us

Una de mis abreviaturas favoritas (siempre anglosajonas, no sé por qué) surgidas de los foros de Internet  es WTF. O sea, "What the fuck", traducido al castellano "Pero que coño". Es lo que se suelta cuando algo te sorprende, te pilla fuera de juego, te deja KO unos segundos hasta que puedes reaccionar. 

Cuando uno ya ha visto muchas películas, sabe más o menos que al final el malo va a ser  destruido justo cuando parecía que todo estaba perdido para el héroe; la familia conflictiva se reconciliará cuando uno de sus miembros contraiga una enfermedad grave; y el  chico va a correr por el aeropuerto para declararse a la chica antes de que ella coja el avión (por qué no puede llamarla cuando aterrice, nunca se sabrá), de vez en cuando se agradecen los momentos WTF. Escenas fuera de tono, disgresiones de la historia, locuras transitorias que no vienen al caso.

Algunos de ellos son demasiado ridículos, claro; y en especial hay directores que últimamente se han especializado en películas enteras WTF (También llamadas, "Pero muchacho, ¿tú en que estabas pensando, alma de cántaro?"). Pero se suelen disfrutar esos momentos surreales, que no vienen de ningún sitio ni van a ninguna parte, pero son en si mismos joyitas del absurdo. Sobre todo cuando la gente baila.

Y es que supongo que el perfecto momento WTF es aquel que no está escrito, el que se improvisa.  Porque en un guión, uno siempre tiende a buscar algo de sentido, un mínimo de lógica.  Si algo está (d)escrito, es dudoso que pueda ser indescriptible.

Pero con los bailes no pasa eso. No se puede describir el numerito de Napoleon Dynamite, o el de Doomsday, una película recién estrenada ya de por sí tendente al delirio, que tiene una secuencia "musical" para los anales del cine punk-heavy-gore-canibal con ritmos de anuncio de cervezas y vedettes rollo Normal Duval en leather. 

Al final la peli era demasiadas pelis a la vez, y ninguna de ellas era excesivamente interesante; la mezcla la hacía indigesta. Pero esos momentos WTF se agradecían porque, al menos, sabes que nunca has visto algo así. Para bien, o para mejor.

Mi momento musical WTF favorito no es ninguno de esos dos, por cierto. Pertenece a una película belga llamada "Calvaire". La historia es tal que así: a un actor de segunda le contratan para actuar en una zona rural perdida de Bélgica. En al camino, su coche se estropea (Si hubiera leído este libro, aquí ya habría salido por patas sin mirar atrás hasta llegar a ... bueno, fuera del bosque lo menos, que tampoco tiene que haber tanto rollo rural en Bélgica, con lo pequeña que es) y lo que sigue es una pesadilla (real): un campesino loco le recoge, le ata, le viste como su mujer y le trata como tal (Y este hombre, por decirlo de alguna forma suave,  no ha oído hablar del ministerio de igualdad).

Por supuesto, los demás campesinos, todos hombres, hacen que los garrulos de "Deliverance" parezcan  los compañeros de mesa de Leonardo Di Caprio en "Titanic" cuando el chico se pone pijo. En una simpática escena se les ve penetrar a un cerdo; analmente, por supuesto. Este es el tipo de gente con el que estamos tratando, unos rudos chicarrones que se lavan cuando llueve y eso si no tienen un buen tejado lleno de hojas podridas bajo el que refugiarse.

La escena en cuestión les muestra en el único bar local. El protagonista no está allí; el momento no tiene relación directa con la trama. 

Pues eso... WTF.



3 comentarios:

Carlos dijo...

Mira que me olía que tarde o temprano iba a caer un comentario de Calvaire :) Muy buena la reflexión de WTF. De hecho, es lo que pasa por mi cabeza ahora mismo cuando estoy releyendo lo que he escrito... anda que no voy a tener que reescribir mañana

Besos

Kenny dijo...

Jejejejeje... a mí me recuerda lo que cuentas a "Les amants criminals", de François Ozon.

El libro promete... ¿me lo prestas? :D

Yo soy Sam dijo...

Anda!! Te habías mudao (de blog, no de casa, que también) y yo sin enterarme. Hala, al Google Reader que vas de cabeza... y a ver si publicamos más a menudo, leñe! Bueno, igual no soy el más adecuado para decir eso...